Trufa negra congelada

No es lo mismo, claro está. La trufa negra es un producto para consumir en fresco, pero también se puede consumir congelado. Algunos restaurantes y fabricantes de productos gourmet como embutidos trufados o quesos trufados necesitan tener trufa todo el año.

Para ello se puede recurrir a comprar trufa congelada, siendo lo más aconsejable aquella que ha sido congelada en el menor tiempo posible, utilizando para ello unos congeladores industriales.

Comprar trufa negra fresca y congelarla en casa no es muy buena idea, ya que el proceso de congelación puede durar 6 horas o más, con lo cual la trufa absorbe agua durante el proceso y desmejora notablemente su calidad.

Si compramos trufa negra congelada la podremos consumir rallada. Debemos conservarla en el congelador de casa a unos -18ºC. Solo en el momento de utilizarla la sacaremos y rallaremos (costará un poco porque estará bastante dura). La trufa que no vayamos a utilizar la deberemos meter inmediatamente de nuevo en el congelador.

De esta manera podremos disfrutar de trufa negra ¡todo el año!

Instrucciones de conservación de la trufa fresca y trufa congelada

Una de las preguntas más frecuentes que llegan a MUNDOTRUFA es:
¿Cómo conservar la trufa fresca? y ¿Cómo conservar la trufa congelada?

Para que no tengáis más dudas nos hemos puesto manos a la obra. Durante la próxima temporada MUNDOTRUFA facilitará en todos sus pedidos:  “Las Instrucciones de conservación”. Se trata de un pequeño documento donde despejamos de una vez por todas como conservar la trufa.

Sigue leyendo

Evolución del precio de la trufa negra fresca de Sarrión 2009/2010

Muchos de nuestros clientes nos han preguntado si podríamos facilitarles la evolución del precio de la trufa negra fresca a lo largo de la temporada pasada. Hemos creído que también podríamos compartir esta petición con todos los lectores del blog.

Esta ha sido la evolución del precio de la trufa negra de la temporada 2009/2010

Sigue leyendo

Trufa negra congelada todo el año

Para los truferos muy truferos existen opciones para consumir la preciada trufa después de la temporada de fresca.

Durante todo el año podemos adquirir trufa congelada y utilizar la para potenciar el sabor de nuestros platos y sorprender a los amigos con un menú trufado.

Hay que saber que  las cualidades organolépticas que encontraremos en la trufa congelada no son exactamente las mismas que en la fresca. En la textura del producto y la intensidad del aroma es quizás donde notaremos la mayor diferencia, aunque en general se podría decir que la trufa congelada conserva muy dignamente sus cualidades.

Sigue leyendo