subvenciones para plantaciones truferas en Cataluña

La Administración promueve la gestión forestal sostenible, es decir, fomenta que los pequeños propietarios de terrenos forestales lleven a cabo algún tipo de aprovechamiento respetuoso con el medio ambiente y productivo.
Recientemente en Cataluña se ha publicado una nueva convocatoria para realizar plantaciones productoras de trufa, y también actuaciones selvícolas (podas, desbroces, aclareos, etc) y sobre la red de caminos de la finca.
En este caso, tanto si eres un propietario particular, como una empresa o una asociación forestal podrás solicitar una ayuda económica para llevar a cabo tu plantación de planta micorrizada para producir trufa bajo los siguientes conceptos:
1) plantación de especies micorrizadas para el cultivo de trufa
2) instalación de vallas perimetrales de protección
El plazo para presentar las solicitudes es el 6 de abril de 2017.
La cuantía que se puede solicitar para la plantación de especies micorrizadas es de 2.500 €/ha, que corresponde al Importe Máximo Subvencionable (IMS). En función de cada caso te podrán adjudicar una cuantía del 60, 80 ó 100%. Para la valla, el IMS es de 1.500 €/ha.
La demanda de trufa viene creciendo desde hace años, y por ese motivo resulta muy interesante animarse a producir trufa si disponemos de un terreno adecuado, y más aún si nos dan una “ayudita” de este tipo.
¡saludos truferos!

gajes del oficio de trufero, con trufa pero sin poder recogerla

Es invierno y hace frío. Esta estación nos regala por estas fechas paisajes nevados idílicos, y nos permite esquiar o simplemente contemplar estampas muy bellas.

Pero esta época del año también nos depara algunos problemas ocasionalmente: carreteras cortadas por la nieve, pueblos enteros aislados y por desgracia también campos de trufa impracticables.

Los recientes temporales han cubierto los campos, los de trufa incluido, con más de 30 cm de nieve. Las imágenes son espectaculares, pero con estos espesores de nieve resulta muy difícil el trabajo de los perros truferos. Aunque detectan algún rastro les cuesta muchísimo localizar exactamente dónde está la trufa.

De esta manera, siendo plena temporada de trufa y habiendo en cantidad, los campos están impracticables provisionalmente.

De todas formas ni la nieve ni el frío afectan a la trufa, por lo que cuando se reduzca el espesor de nieve y se pueda volver a recoger tendremos de nuevo disponible nuestra preciada trufa negra (Tuber melanosporum).

¡saludos truferos!

estampa trufera nevada 2

estampa trufera nevada

selvicultura trufera

Selvicultura es un término análogo a agricultura, en este caso relativo al cultivo del “bosque” (selvi=bosque).

La selvicultura trufera es, por tanto, la ciencia y la técnica orientada a la producción del monte de trufa. La trufa, como se comenta en otros posts, nace y crece de manera espontánea en la naturaleza, especialmente en aquellos lugares que tienen un suelo, un clima y unas características especiales.

La selvicultura trufera trata de favorecer el desarrollo, crecimiento y fructificación de la trufa negra mediante la mejora del terreno y del estrato arbóreo (árboles). Para ello en primer lugar se tienen que localizar sobre el terreno dónde están truferas, es decir, donde están los árboles que producen trufa.

Posteriormente se realizan varias actuaciones, en función del tipo de terreno y de cómo sea el arbolado (densidad, porte, vigorosidad, etc.). En ocasiones es necesario reducir la densidad del arbolado, puesto que las truferas necesitan espacio, aireamiento e insolación a su alrededor, y esto no es posible en montes densos.

Otra de las actuaciones que se suele llevar a cabo es un “subsolado en estrella”, que se puede realizar con un tractor y apero de subsolador. Desde la trufera se trazan lineas de subsolado de forma radial en sentido centrífugo, eso sí.

También se suelen hacer “pasillos”, es decir, eliminar toda la masa forestal en franjas de una determinada anchura, para “conectar” las diferentes truferas y promover así su propagación a otros árboles y aumentar así la producción a largo plazo.

Como siempre, para llevar a cabo todas estas labores y otras específicas para cada caso antes consulte a un especialista.

Rentabilidad de una plantación trufera

¿Cuánto dinero puedo ganar si tengo una plantación trufera? Esta sería la primera pregunta que se debería plantear cualquiera que quisiera llevar a cabo un proyecto de cultivo de trufa negra. Y no tiene fácil respuesta.

El rendimiento económico de una plantación trufera depende básicamente de la producción futura, y ese factor no se puede ponderar exactamente.
Una plantación a pleno rendimiento puede llegar producir de 2 a 200 Kg de trufa por Hectárea, lo cual supone una horquilla brutalmente amplia para poder hacer estimaciones.
Pero la cuestión es que sabemos que el objetivo de los truficultores es ganar dinero cultivando trufa, y a juzgar por su dedicación bien que lo consiguen.

Sigue leyendo

El siempre cambiante precio de la trufa negra fresca

Aunque en principio pueda parecer extraño, en realidad es algo más frecuente de lo que podamos pensar. El precio de la trufa negra fresca varía prácticamente cada semana, en mayor o en menor medida.

Si pensamos en el pescado fresco de la lonja o en el marisco o en cualquier otro producto fresco podremos observar que los precios cambian ¡¡diariamente!!

En el caso de la trufa fresca las causas de esta fluctuación de precios hay que buscarlas en diferentes aspectos. La producción es uno de los principales condicionantes del precio, a menor producción el precio de la trufa fresca será más elevado. La producción a su vez va ligada a múltiples variables (unas controlables y otras no) como la sequía, la temperatura, la humedad, los vientos, la aparición de plagas, e incluso con la incidencia de tormentas con carga eléctrica de finales de verano y principios de invierno.

De todos estos factores, sólo la sequía es hasta cierto punto controlable mediante la aplicación de riegos, pero incluso así hace que la producción de trufa en general quede mermada, y por tanto que disminuya la oferta de producto en el mercado, encareciendo su precio.

Otro aspecto importante que hace encarecer o abaratar el producto fresco es la calidad. La trufa además de tener sus cualidades organolépticas (sabor, olor, color y gusto) en su punto óptimo, debe tener un buen aspecto. Aunque la presencia del escarabajo de la trufa (Liodes cinnamomea) no perjudica su sabor ni olor, a muchas personas su presencia les produce un rechazo importante. Por tanto, las trufas afectadas por el gusano se suelen desechar, y si la cantidad de estas trufas es elevada esto también hace encarecer el producto de calidad máxima que finalmente se comercializa.