Agosto y la trufa negra

Dice el refrán que “siempre por san Bartolomé lluvias ha de haber”, y es que el final del verano está asociado de manera tradicional con las típicas tormentas estivales.

Pues bien, a su vez muchos truficultores relacionan esas tormentas con la producción de trufa negra. Y es que parece ser que una cantidad de agua importante, en breves espacios de tiempo, y en ocasiones con granizo, hace que el hongo tenga las condiciones ideales para desarrollarse en su estadio final, la fructificación.

Se podría decir que el mes de agosto es un mes decisivo para la cosecha de trufa negra en el invierno, como en parte también lo son las lluvias otoñales.

Esta misma temporada nos encontramos con que el mes de agosto fue especialmente caluroso, con pocas tormentas. Por si fuera poco el otoño ha sido muy poco lluvioso y excepcionalmente cálido.

Esta situación meteorológica ha hecho que merme sustancialmente la producción de trufa negra de este año 2011. Aunque un régimen adecuado de riego artificial puede ayudar a conseguir una mínima producción lo cierto es que con la trufa negra hay una dependencia directa e insalvable con lo que dispone el cielo.

De todas maneras en diciembre todavía hay mucha trufa “verde” que sigue madurando. Esperemos que el invierno que se abre paso en unos días nos traiga más lluvias y fríos no demasiado extremos, para que para enero y febrero podamos tener más cantidad de trufa a un precio más asequible.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



SÍGUENOS EN FACEBOOK
OAuthException: API access disrupted. Go to the App Dashboard and complete Data Use Checkup.Sorry, there was an error loading the Facebook album, please refresh the page and try again.